miércoles, 25 de abril de 2012

Ravioli caseros rellenos de tomates secos con aceite de albahaca

Si te gusta la pasta fresca, no puedes esperar más tiempo a intentar hacerla tú mismo en casa. Aquí os presento un relleno que sabe "muy italiano" por la mezcla de especias y por los tomates secos, pero ya sabéis que el tema de la pasta es la imaginación en la combinación de ingredientes.


Ingredientes: (por persona)
1 huevo (tamaño L)
100 gr. harina
5 tomates semisecos en aceite de oliva
1/2 cucharadita de orégano seco
1/2 cucharadita de albahaca seca
1/2 cucharadita de ajo en polvo
3 cucharadas de queso de untar 
30 ml. aceite aromatizado a la guindilla
5 hojas de albahaca fresca
Agua con sal (para cocer la pasta)

Preparación:
Mezcla el huevo y la harina hasta conseguir una masa manejable y que no se pegue a los dedos. Mientras no la uses, tápala con papel film para que no se reseque.

Escurre el aceite de los tomates semisecos, con ayuda de un papel de cocina y pícalos con un cuchillo. Añádeles el orégano, la albahaca seca y el ajo en polvo y el queso y mezcla bien. Ya tenemos listo nuestro relleno.


Extiende la masa en un rectángulo y coloca pequeños montoncitos del relleno en uno de los lados largos del mismo. Tapa con el otro lado y sella bien, con ayuda de los dedos, sin dejar que quede aire entre el relleno y la masa (para que no floten cuando los vayas a cocer).



Pon 30 ml. de aceite de guindilla en un recipiente, añádele las hojas de albahaca fresca y tritura con una batidora para obtener el aceite de albahaca.

 


Cuece la pasta en abundante agua con sal durante 4 minutos aprox. Escúrrela y sírvela con el aceite de albahaca. Tú decides si lo tomas de entrante o de acompañamiento de un plato de carne.

Consejos:
- Haz la masa todo lo fina que puedas. Si tienes máquina de pasta lo tendrás fácil; en caso contrario, con el rodillo y paciencia conseguirás el grosor deseado.
- Ni el relleno ni la pasta necesitan sal. El relleno queda muy sabroso con la combinación de especias y la pasta no necesita más que la del agua de cocción.
-Si no te gusta el toque picante, sustituye el aceite de guindilla por aceite de oliva.

4 comentarios:

  1. ¡Oh, qué bueno!! Tengo que ponerme en serio con la pasta fresca, yo creo que en cuanto se me desinfle un poco la fiebre del pan me entrará la fiebre de la pasta, jejeje. El relleno tiene que estar espectacular, es un plato de puro lujo casero.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Realmente exquisitos!!! muy buenos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate a hacerlos, que merece la pena el trabajo. El sabor es espectacular.

      Eliminar
  3. Qué buena pinta tienen estos raviolis! Me la apunto ;) Bezitos.

    ResponderEliminar